Soil Nailing

SOIL NAILING

 
Se define Soil – Nailing (cosido del suelo), como un sistema consistente en el refuerzo y consolidación del terreno por medio de la instalación de anclajes pasivos y una capa de hormigón proyectado reforzada mediante una armadura de malla ESLABONADA O TRIPLE TORSIÓN, malla electrosoldada o fibra.
 
Las ventajas de este sistema son:
 

  • Solución eficaz para la estabilización de taludes y vaciados para edificación.
  • Adaptabilidad a diversos tipos de terreno.
  • Ejecución rápida frente a soluciones tradicionales.
  • Se pierde menor superficie de terreno con respecto a otros sistemas de contención
  • Solución económica y versátil con un alto rendimiento.

 
El sistema Soil – Nailing  está constituido por los siguientes materiales y componentes:
 
Anclajes pasivos o pernos
 
Son barras de acero que pueden ser tanto autorroscables tipo GEWI de acero tipo AEH 500/550 N/mm2  como autoperforantes TITAN, de acero tipo St 550/750. La longitud, diámetro y cuadrícula de anclaje vendrá definida según las características del proyecto.
 
Hormigón proyectado
 
Hormigón cuyo tamaño máximo de árido no sea superior a 8 mm y que aplicado a máquina se proyecta por vía húmeda o seca a gran velocidad sobre una superficie. Dicho hormigón puede ir acompañado de aditivos para su mejor aplicación, colorantes para una mejor adaptación al entorno y refuerzo mediante fibra en sustitución de malla.
 
Armadura
 
Malla formada por dos sistemas de barras corrugadas que se cruzan entre sí perpendicularmente y cuyos puntos de contacto están unidos mediante soldadura eléctrica. Dicha armadura, en casos de taludes irregulares, es recomendable sustituirla por una malla triple torsión,  por la fibra antes ya comentada o una combinación de ambas.
 
Soil Nailing1